Sentí celos…


Como introducción les comento que mi esposo dejó su trabajo de tiempo completo y sólo está trabajando en el pequeño puesto de hamburguesas y hot dogs  que tenemos y que se ubica en la casa de mi suegra, coincidió con que este año, ella se jubiló y está más disponible para cuidar a los niños mientras mi esposo prepara lo necesario para la venta, el niño acude a la guardería pero ya no es tan regular,  con mi esposo en casa ya no es tan estrictamente necesario que vaya a la guardería y la nena aún no tiene asignado su lugar en la guardería y no se ve para cuándo.

Entonces mi suegra  “cuida” a mis niños unas cuantas horas, mi esposo está allí mismo, si acaso sale a comprar mercancía; los niños regresan a casa conmigo por las tardes mientras mi esposo atiende  el puesto.

El problema, es que esta nueva dinámica me hace sentir celos… mi esposo me cuenta lo bien que se la pasan los niños, lo bien que comieron, los niños regresan con juguetes y cosas que les compró su mamá toya… siento celos por el tiempo que pasan con ella y no conmigo, por lo bien que se portan con ella y los berrinchitos que me hacen a mí, por la disposición que tienen las abuelas para el juego, la paciencia y todas esas cosas que a mí me flaquean… bueno  eso siento.

Me tuve que hacer un verdadero “coco wash” para no seguir con ese sentimiento, entender que es bueno tener alguien que los cuide bien mientras yo trabajo, que es bueno que se porten bien en cierto punto es por algo que yo he hecho bien en cuanto a su crianza, que si bien yo no soy la mejor mamá,  soy su mamá y ellos saben esa diferencia; y por eso mismo me hacen a mí los berrinchillos y que yo no pueda comprarles juguetes es temporal, ya estaré mejor económicamente y podré consentir a mis cachorros como a mí me gusta.

Me tuve que morder la lengua varias veces hasta que recordé que el que se enoja pierd y que los celos son inseguridad, si, afloró mi inseguridad y mis demonios se alteraron, hasta que los pude controlar.

Escribo estas líneas ya más tranquila, en estos momentos mis niños están con mamá toya y yo me di estos minutos para escribir y compartir mis emociones, por la tarde cuando lleguemos a casa, pasaré con mis niños la tarde, como dicen en AA, concéntrate en vivir un día a la vez, yo agregaría… no te culpes, no te juzgues, no te tortures.

Mejor me pongo a trabajar y a provechar la situación que puede ser más favorable para mí.

¿Alguna de ustedes también ha sentido celos de las abuelas?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otra rayita para la tigreza.

El nacimiento de la cachorrita

He juzgado a una madre